Filmoteca marrana

Lo que no se ve en el video de Pamela y Tommy

Santa Mónica. 1995. El mundo se hace el boca a boca al ritmo de C.J. —pronunciado cejota— corriendo con un salvavidas. Detrás de este rol, o más bien por delante, se encontraba la última gran vigilante de una era en la que ser famoso implicaba comprar tinte para el pelo cada mañana, luz blanca y frontal para espantar la arruga y cierto misterio cotidiano. Lo contrario significaba una sola cosa: malditos paparazzi, me han vuelto a pillar.

Alice in Wonderland, la educación sexual se canta

Alice in Wonderland (Bud Townsed, 1976), Alicia en el país de las pornomaravillas en castellano, es una película pornográfcia musical basada muy libremente en la novela de Lewis Carroll.

Garganta profunda

Hablar en el 2020 de Garganta Profunda (1972) es una putada. Más que nada porque a estas alturas de la película —lleva recaudados 600 millones y apenas costó 25.000 dólares— no solo es la cinta para adultos más influyente de todos los tiempos.

Cafe Flesh y los vampiros de imágenes

Cafe Flesh (Stephen Sayadian y Mark Esposito, 1982) es un clásico porno con evidentes pretensiones artísticas con algunas lecturas políticas.

Tras la puerta verde

Fue amor. Así, de esta manera tan abrupta apareció Marilyn Chambers en mi vida, acercando su boca a la mía, rodeándola con unos labios en forma de trampolín, con unos dientes blancos enroscados alrededor de una lengua que servía para todo tipo de placeres.