Él

De Nacho Vidal, drogas, sapos y actrices muertas

A principios del mes de junio, Nacho Vidal y esa polla pluscuamperfecta fueron detenidos por su presunta implicación en la muerte de José Luis Abad, acaecida durante la celebración de un ritual onírico.

La vagina de Mary Magdalene

Si mirar a Allegra Cole o Foxy Menagerie puede llegar a ser una experiencia difícil de integrar en la parte más racional de nuestra psique, recorrer la anatomía de Mary Magdalene trasciende cualquier adjetivo.

OnlyFans, el peligro de la industria del porno

Ahora que todo el mundo —en el sentido más terrestre de la palabra— vive su particular viacrucis intramuros, la realidad nos sorprende con un nuevo catálogo de novedades. Las calles imitan un confesionario, los españoles se pelean y las palabras de moda en Internet son bizcocho, mascarillas y se busca ministro —ésta última son tres: un pronombre personal, un verbo y un sustantivo que juntos representan la cólera y el ruido patrios—.

Premios AVN, los Oscars del porno no son los Oscars… son mejores

Desde 1984, la alfombra roja se despliega también en Las Vegas, Nevada. En esa encrucijada, mitad exceso, cuarto mentira y un poco satisfayer, tiene lugar la ceremonia de los premios AVN, siglas para Adult Video News, o lo que es lo mismo: el negocio del placer hecho revista.

Actores porno de derechas: realidad o mito

Hace unos días, Apolonia Lapiedra sorprendió a propios y extraños anunciando su “retirada” con solo 27 años. La noticia, además de trágica por poner de manifiesto la escasa vida útil de los trabajadores de la industria del porno, dejaba una incógnita que pasará — y nunca mejor dicho— a los anales de la historia.

Garganta profunda

Hablar en el 2020 de Garganta Profunda (1972) es una putada. Más que nada porque a estas alturas de la película —lleva recaudados 600 millones y apenas costó 25.000 dólares— no solo es la cinta para adultos más influyente de todos los tiempos.

Odisea 2020: quizás el problema no era el porno

Acaba el año y, como viene siendo tradición, somos bombardeados por estadísticas y porcentajes, una suerte de corolario en el que nuestra conducta queda asociada indefectiblemente a los placeres de Internet.

La democratización de Internet mató al porno

¿No se suponía que todas estas molestias por hacer llegar el porno a nuestras vidas, 24/7 y en multitud de dispositivos debían de estar acompañados de una mejora en el producto? La respuesta está en la etiqueta Premium.