Él

Lo que no se ve en el video de Pamela y Tommy

Santa Mónica. 1995. El mundo se hace el boca a boca al ritmo de C.J. —pronunciado cejota— corriendo con un salvavidas. Detrás de este rol, o más bien por delante, se encontraba la última gran vigilante de una era en la que ser famoso implicaba comprar tinte para el pelo cada mañana, luz blanca y frontal para espantar la arruga y cierto misterio cotidiano. Lo contrario significaba una sola cosa: malditos paparazzi, me han vuelto a pillar.

Obsesionadas con Owen Gray

¿Qué tiene este chico tirando a alto, hambriento y casi calvo, portador del cuerpo de un alienígena recién salido de unas zarzas, repleto de tatuajes y nacido con un pene-regalo para ser el actor porno más buscado en Internet? Misterio.

Porno y nazismo

La relación entre nazismo —ideología antidemocrática, totalitaria, autoritaria y racista envuelta en trajes de Hugo Boss— y la pornografía se gesta en el mismo momento en que Hitler llega al poder el 30 de enero de 1933.

Confesiones de una trabajadora sexual: Melissa

Melissa tiene 29 años, pero en la red su edad fluctúa al ritmo de sus nombres. La ciudad de Maizales es la única constante para varios alter ego que Melissa asume según sus necesidades y las de sus clientes.

Cogidos por detrás: retrospectiva del sexo anal en el porno

Resulta que en pleno siglo XXI —no sabremos qué nos deparará el XXV—, nuestro mundo, tan bajonero como él solo, continúa inmerso en una cosmogonía falocentrista. En ese agujero negro, y en lo relativo al cine porno, el ano es el amo indiscutible, ya sea del género gay, hetero, trans o en la cocina.

De Nacho Vidal, drogas, sapos y actrices muertas

A principios del mes de junio, Nacho Vidal y esa polla pluscuamperfecta fueron detenidos por su presunta implicación en la muerte de José Luis Abad, acaecida durante la celebración de un ritual onírico.

La vagina de Mary Magdalene

Si mirar a Allegra Cole o Foxy Menagerie puede llegar a ser una experiencia difícil de integrar en la parte más racional de nuestra psique, recorrer la anatomía de Mary Magdalene trasciende cualquier adjetivo.

OnlyFans, el peligro de la industria del porno

Ahora que todo el mundo —en el sentido más terrestre de la palabra— vive su particular viacrucis intramuros, la realidad nos sorprende con un nuevo catálogo de novedades. Las calles imitan un confesionario, los españoles se pelean y las palabras de moda en Internet son bizcocho, mascarillas y se busca ministro —ésta última son tres: un pronombre personal, un verbo y un sustantivo que juntos representan la cólera y el ruido patrios—.